¿Qué es el grafeno y para qué sirve?

Mucho se habla de este material en los últimos meses pero algunos aún no tienen muy claro de qué va este tema. ¿Tan bueno es para que se hable tanto de ello? Te contamos qué es el grafeno y para qué sirve

Es posible que, si leíste reportes sobre las novedades que se presentaron durante el Mobile World Congress de Barcelona que se celebró el pasado mes de febrero en la ciudad condal, hayas oído hablar del grafeno como el material del futuro pero, ¿por qué es tan importante? Pues bien, se trata de un material formado a partir de carbono puro cuya composición y la ordenación de sus átomos en forma de panel de abeja le proporcionan una serie de características muy interesantes de cara a su uso tecnológico. Estas son algunas de sus características:

– Resistente: para que te hagas una idea, se considera que este material es 200 veces más resistente que una lámina de acero del mismo espesor.

– Duro: es más duro incluso que el diamante.

– Ligero: es un material altamente ligero, comparable a la fibra de carbono.

– Transparencia: esto es interesante en aplicación del material para la fabricación de elementos como las pantallas de dispositivos electrónicos.

– Conductor: es un excelente conductor eléctrico y térmico

– Calentamiento: se calienta menos que otros materiales al ser usado como conductor al p0roducir menor efecto Joule

– Generador: genera electricidad al ser alcanzado por la luz, lo que lo convierte en el material ideal para la construcción de placas solares.

– Autorreparación: una de las bondades de este material, formado por hidrógeno y carbono, es su capacidad de tomar átomos de estos elementos, presentes ambos en el aire, e incorporarlos a su estructura en caso de rotura.

Como vemos, todas estas características y otras más que posee y que quedan por investigar, hacen de esta sustancia un material ideal para la elaboración de múltiples elementos tecnológicos como pueden ser los procesadores para aparatos electrónicos como los ordenadores, tabletas o smartphones. Los procesadores actuales de silicio se calientan, perdiendo parte de la energía al transformarse en calor que en nada beneficia a su función, por lo que tan solo alcanzan los 40 GHz, mientras que el grafeno, al calentarse mucho menos y por tanto optimizar más la energía, podría alcanzar los 1.000 GHz. Esto supondría un ahorro energético considerable, una mayor seguridad para los dispositivos al no sobrecalentarse y por supuesto, un mayor rendimiento.

Tal y como hablábamos en el post sobre las baterías que nos ayudarían a ahorrar, vimos que el grafeno está siendo usado por empresas como Grabat para la elaboración de baterías más eficientes que, aprovechando algunas de las propiedades de este material como son el bajo nivel de calentamiento, la capacidad de generar electricidad mediante la luz o su capacidad conductora.

Pantallas ultraplanas y flexibles podrían ser otra de las aplicaciones de este material en combinación de tecnología OLED, lo que supondría que podríamos conseguir pantallas de un grosor similar al de un papel y con una flexibilidad similar, pero transparente y altamente resistente.

Los paneles solares podrían pasar a mejor vida gracias al grafeno ya que con él se pueden generar láminas que pudieran recubrir, por ejemplo, los cristales de los edificios para que capturasen la luz del sol y la transformasen en energía, tal y como hacen los actuales paneles, pero de una forma más eficiente, con un coste muy inferior y sin una necesidad de espacio como la que requieren los actuales paneles.

Aplicado al mundo de la fotografía, este material podría aumentar la sensibilidad de los actuales sensores responsables de la captación de la imagen, lo que permitiría tomar fotos de mucha más calidad en condiciones de luminosidad muy baja.

Si hablamos de su aplicación al mundo de las telecomunicaciones, la fibra óptica actual quedaría obsoleta gracias al grafeno y es que este compuesto es capaz de transportar información 100 veces más rápido que la tecnología actual.

Estos son solamente algunos de los usos que hasta ahora se han descubierto, pero ¿qué otras sorpresas nos deparará este increíble material?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *