Los juguetes que los Reyes Magos te trajeron y que marcaron una época

Ya se acerca la noche del día 5. Con ella llegarán los regalos de los Reyes y un montón de recuerdos de cuando eras pequeño, ¿verdad? Pues para que cuando los niños abran los regalos no estés pensando en el pasado, nos hemos adelantado y te planteamos hoy mismo un viaje por aquellos juguetes que seguro una Navidad aparecieron en tu casa. ¡Ven con nosotros!

Empezaremos nuestro viaje al pasado retornando a los socorridos años 80. En las navidades de aquellos años no pocos niños corrieron al salón para ver los regalos que les habían traído Melchor, Gaspar y Baltasar, y allí se toparon con unos curiosos “sobres sorpresa” en cuyo interior había figuras de acción. Su nombre, Monta-man.

Monta-man fue uno de los últimos productos lanzados por Montaplex, una división de la empresa Española de juguetes que desde los sesenta se había hecho famosa con diversas líneas de soldados y héroes de acción. En plenos años 80 la empresa lanzó esta serie de sobres a 25 pesetas en cuyo  interior venía una figura correspondiente a la temática que se anunciaba en el dibujo… astronautas, deportistas, incluso personajes como “El Zorro” hicieron acto de presencia en las Navidades de muchos niños que disfrutaron de estos juguetes que acabarían desapareciendo del mercado en cuanto se recrudecieron las normativas de seguridad para la industria juguetera.

Si por algo triunfaron estos muñecos que hoy día nos parecen el juguete más desangelado del mundo, fue por su bajo coste, algo que les permitía luchar con figuras más caras como los celebérrimos “Clics”, pero también con los Coman boys de Comansi o los Airgam boys que llegaron a plagiar a algunos superhéroes de Marvel en sus líneas Super-Fantastics y Super-Diabolics.

Pero si el formato superheróico de Airgam boys hacía las delicias de los niños, no menos sería el caso de la mítica “línea oficial” que Marvel sacó a mediados de la década bajo el reclamo de sus cómics “Secret Wars”. ¿Quién no recuerda aquellos escudos “holográficos” que portaban los héroes y villanos, así como la terrible rueda giratoria de un Doctor Doom que aún no sabíamos que se llamaba Doctor Muerte?  La visión de los superhéroes en juguete jugaba en una liga superior a la de los Monta-man y sus parientes; una liga copada por He-Man y sus Masters del Universo, los Thundercats, los más tardíos G.I. JOE o incluso los Madelman 2050, revisión en el formato de 10 cm de los clásicos muñecos de finales de los 60 ¡y que ahora incorporaban imanes para adherirse a las paredes!.

En parámetros más “educativos” (aunque el término no sea el más adecuado) se movieron… espera un momento ¿has visto bien esa imagen del Madelman 2050? ¿te has fijado en el logo que aparece debajo? ¿verdad que lo recuerdas?… exacto, por ahí van los tiros de lo que íbamos a recordarte, porque bajo esa marca y ese logo surgió un nombre propio de los juegos educativos del momento. EXIN había sido una marca juguetera cuyas siglas respondían al interminable título de Exclusivas Internacionales Sociedad Anónima y que había pasado a ser un titán gracias a varios de los juguetes más famosos de la historia española: los ya conocidos Madelman, el Tente, el mítico Cinexin y por supuesto, EXIN Castillos; un juego de construcción que venía funcionando desde los años 60. En él y bajo unas pautas primas hermanas de las de Tente o Lego, los niños debían construir castillos con piezas que alcanzaban gran complejidad en muchas de sus propuestas. Sin duda, el complemento perfecto para situar en ellos las batallas de los héroes de los que anteriormente hemos hablado.

EXIN Castillos y la mayoría de productos de esta empresa se situaban en unas coordenadas menos bélicas que las de muchos de los otros ejemplos; un terreno de juegos en el que también se engloban desde el eterno Tragabolas al Cocodrilo sacamuelas o los Elefun y Salta Pirata.

Dando un paso más en lo que a educación se trataba, muchos padr… es decir, perdón, muchos Reyes Magos decidieron regalar sets de juegos que pudieran formar a los niños en profesiones. Así, y bajo una senda abierta desde antiguo por Magia Borrás, apareció la línea NOVA con Cheminova a la cabeza. Cheminova era un juego de química que a pesar de ser muy antiguo, se puso a de moda a mediados de los 80 y en el que los más pequeños eran invitados a aprender las propiedades de varios experimentos químicos. Siempre han circulado rumores sobre si alguien quemó su casa en mitad de un experimento o sobre si otro niño destrozó la ropa de su madre al mancharla con una misteriosa mezcla de productos, pero nada más lejos de la realidad, ya que por muy salvajes que hoy nos puedan parecer aquellos años, los productos contenidos estaban fuera de peligro.

Pero si la línea NOVA llamaba a los niños a convertirse en sabios hombres de ciencia, algunos juegos de mesa parecían invitarles a crear su propio imperio del ladrillo. Así sería el caso de Hotel, en el que siguiendo la estela del Monopoly los jugadores tenían la oportunidad de convertirse en diminutos magnates y aprender técnicas de negociación con sus compañeros.

Y es que en estos años en los que nos hemos detenido, los juegos de mesa eran muchas veces los reyes de los regalos, especialmente en familias con un número considerable de hijos o primos, ya que gracias a un solo regalo podían conseguir tener a todos los pequeños juntos. Para la posteridad quedará el Juegos reunidos con todas sus variantes (imposibles de jugar en una infancia completa), pero también otros como HeroQuestCluedo, el Atmosfear con su antidiluviana cinta de VHS u otros aparentemente más simples como Quién es quién u Operación (seguro que recuerdas aquella canción de “demuestra que eres el mejor doctor”)

Pero ¿y los peluches? De todos ellos los más famosos fueron tanto los Osos amorosos como los míticos Angelosos –con su variante Angeloso baby-, pero también los peluches Temblor; unos simpáticos monstruos que como su nombre indica, temblaban y gemían diversos lamentos. Estaban fabricados por la empresa VIR y una vez entrados en la década de los 90, tuvieron una continuación en los menos populares Defensors de la naturaleza, unos peluches creados para concienciar sobre el medio ambiente.

Si la mayoría de estos juguetes y entretenimientos tienen algo en común es que su reinado empezó a ver el final tras la irrupción masiva de las videoconsolas en España, un terreno mucho más inmediato de juego que el de los ordenadores de 8bits con los que les había tocado convivir y más elaborado que las celebres “maquinitas”. Pero estos ingenios de la electrónica aún jugarían un rol en las navidades de finales de la década cuando muchos niños, corriendo a ver la videoconsola que le habían pedido a los Reyes, abrieron sus regalos y se encontraron con una consola de imitación… una NASA, una Terminator 2, una MX-ONDA o la más reciente PolyStation aparecían bajo el árbol siendo compatibles con la clásica Nintendo de 8 bits y casi siempre con un denominador común: Incluir un cartucho con más de 100 juegos en el que la mayoría de las veces no había más de 5 o 6 repetidos hasta la saciedad. ¿Quién no vio una alguna vez, aunque fuera en el Todo a 100 de su barrio?

Bueno, ya va siendo hora de cerrar y dejaros que ultiméis las compras para los niños de la casa. Eso sí, antes de terminar este recorrido por los Reyes Magos de hace multitud de años, no podemos pasar sin dejaros con la imagen del juguete por excelencia de la época, aquel que democratizaba cualquier Navidad o cumpleaños y sin el que ningún niño podía pasar, fuera de la clase social que fuera. Con todos vosotros ¡LA MANO LOCA! ¡EL TERROR DE CUALQUIER CLASE DE EGB!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *